Saltar al contenido
Biología Visual

Etapas De Crecimiento de los Seres Vivos (Ciclo de Vida)

Un ciclo de vida, desde el punto de vista de los seres vivos, es cuando los organismos pasan por diferentes etapas. Todos los seres vivos nacen, crecen, se reproducen y mueren. Básicamente, el ciclo de vida consiste en la aparición, el desarrollo y la finalización de un ser vivo.

etapas de crecimiento de los seres vivos

Cuando un ser vivo se desarrolla, pasa por diferentes etapas de crecimiento. En algunos casos, el proceso es lento y los cambios son graduales. Los humanos tienen varias etapas durante su vida, antes y después de nacer.

Es cierto que en los mamíferos es bastante difícil trazar líneas distintivas entre las etapas de la vida. A diferencia de los animales que sufren metamorfosis, no cambiamos de joven a adulto radicalmente. Si comparas los primeros 20 años de vida, un humano obviamente pasa por un gran desarrollo, pero es mucho más gradual. En cuanto al desarrollo embrionario, hay muchas etapas definidas por eventos clave, pero ese también es un proceso gradual.

Las etapas de crecimiento de los seres vivos se clasifican por el número de transformaciones que pasa un organismo desde su nacimiento (pasado el desarrollo embrionario) hasta la madurez.

Índice

    Etapas de crecimiento de los seres vivos

    ¿Cuántas etapas de crecimiento tienen los seres vivos?

    En general, los ciclos de vida de los seres vivos tienen dos etapas de crecimiento básicas después de nacer, que incluyen un joven inmaduro y un adulto. Sin embargo, algunos organismos pueden tener más de dos etapas de crecimiento en su ciclo de vida, y los nombres exactos de cada etapa pueden diferir ligeramente según la especie.

    A continuación se presentan las etapas de crecimiento de los seres vivos con sus principales características.

    Crecimiento continuo

    Algunos organismos en etapas pre-reproductivas y reproductivas son morfológicamente muy similares entre sí. Se considera que la etapa juvenil es pre-reproductiva y la de madurez es reproductiva. Aunque pueden diferir en el tamaño de su cuerpo, en las dos etapas tienen un aspecto parecido, viven en los mismos hábitats y consumen tipos de alimentos similares. También, sus crías son típicamente similares, solo que más pequeñas.

    Este tipo de ciclo de vida se conoce como un ciclo de vida simple, para destacar la similitud del individuo en diferentes etapas de su crecimiento.

    Animales mamíferos, plantas, aves y reptiles, son ejemplos de organismos con etapas de crecimiento continuo.

    Crecimiento con metamorfosis incompleta

    metamorfosis incompleta de los insectos

    Los insectos pueden presentar metamorfosis completa o incompleta. En la metamorfosis incompleta, que incluye insectos como cucarachas, saltamontes, libélulas y cigarras, las alas se desarrollan gradualmente en el exterior del cuerpo y se hacen más grandes en cada muda hasta que se forman completamente. Las etapas jóvenes de estos insectos se llaman ninfas y suelen parecerse a los adultos en su aspecto general, a menudo habitando los mismos lugares y comiendo los mismos tipos de alimentos. Este grupo tiene un ciclo de vida con 2 etapas de crecimiento.

    Los insectos que experimentan dos etapas de crecimiento en su ciclo de vida tienen una metamorfosis incompleta.

    Este tipo de insectos, emergen de huevos y se convierten en ninfas que tienen una forma similar a la de los adultos. Pasan por varias etapas (llamadas estadios) antes de pasar por una muda final hacia su forma adulta.

    Metamorfosis incompleta en insectos

    metamorfosis incompleta de un insecto

    Primera etapa: La primera etapa es cuando el insecto sale del huevo en una forma llamada ninfa. Es básicamente una versión pequeña del insecto adulto. Las ninfas comúnmente tienen un exoesqueleto delgado y no tienen alas.

    Cuando empiezan a crecer, su exoesqueleto se vuelve muy estrecho y deben reemplazarlo. A lo largo de varias mudas, se van formando las alas. De la última muda nace el insecto adulto, que tiene un cierto parecido con el juvenil.

    Segunda etapa: En la última muda se terminan de desarrollar las alas, es sexualmente maduro y su anatomía interna sufre cambios relacionados con la vida adulta.

    En el caso de insectos alados, es la aparición de unas alas funcionales lo que marca el paso de ninfa a adulto.

    Crecimiento con metamorfosis completa

    metamorfosis de una rana

    El grupo de insectos que tienen un cambio más notable son los que pasan por metamorfosis completa, incluyen escarabajos, mariposas, polillas, moscas, abejas, avispas y mosquitos. Las etapas jóvenes de estos insectos son muy distintas de las adultas. Estas etapas jóvenes se llaman larvas.

    A menudo estas larvas ocupan un hábitat completamente diferente y fuentes de alimento muy distintas a las de los adultos.

    En lugar de experimentar una serie de pequeños cambios para llegar a la forma adulta, las larvas experimentan un cambio muy dramático que requiere una etapa especial de descanso y no alimentación durante la cual puede producirse la transformación. Esta etapa de reposo se denomina pupa.

    En este grupo de insectos, los brotes del las alas se desarrollan internamente y no son visibles hasta la etapa de pupa.

    Igualmente, los insectos acuáticos que se encuentran en lagos, arroyos y estanques tienen etapas juveniles y adultas que son morfológicamente distintas y ocupan diferentes hábitats. Mientras que los juveniles se encuentran típicamente en el agua, los adultos son a menudo insectos voladores terrestres. A medida que estos adultos se aparean, depositan huevos fertilizados en la superficie de los cuerpos de agua, donde las crías eclosionan y crecen.

    También, los ciclos de vida con metamorfosis se producen en una amplia gama de especies como peces, medusas y corales.

    Las salamandras, ranas y sapos también cambian de forma. La metamorfosis en los anfibios consiste de un cambio principal desde el estado de renacuajo al de adulto. Se asocia con la preparación del organismo acuático para una existencia principalmente terrestre. En anuros (sapos y ranas), los cambios son más dramáticos, y casi todos los órganos son sometidos a modificación.

    Metamorfosis en anfibios

    la metamorfosis de los anfibios

    Primera etapa: Los renacuajos emergen de los huevos y puede nadar y respirar bajo el agua. Presentan branquias y una cola. Los renacuajos desarrollan piernas tempranas. Crecen sin mayores cambios hasta que completan su desarrollo.

    Segunda etapa: Al final de la etapa de renacuajo, experimenta una metamorfosis en la que su cuerpo hace una transición repentina. Sufre una metamorfosis en la que gradualmente desarrolla su cabeza, comienza a perder la cola y las branquias. También, empieza la formación de pulmones y extremidades necesarias para transformarse en un animal terrestre.

    Una vez ocurrida la metamorfosis, los adultos jóvenes se dispersan en ambientes terrestres o pueden seguir viviendo en el agua.

    El anfibio joven reúne todas las características necesarias para la vida fuera del agua. Pero todavía conserva ciertos rasgos físicos de la etapa anterior: su piel no tiene la fuerza propia de la piel de los adultos y conserva la cola.

    También, no tiene desarrollada la habilidad para respirar permanentemente el oxígeno del aire, ni tampoco tienen mucha habilidad con las patas para desplazarse por la superficie terrestre.

    Todavía tendrá que pasar un tiempo hasta que alcance la madurez sexual y sea considerado un individuo adulto.

    Tercera etapa: Después de la metamorfosis, los anfibios jóvenes tardan entre uno y cuatro años en alcanzar la madurez sexual y por tanto la etapa adulta.

    Por ejemplo, las ranas adultas no tienen cola, cuentan con extremidades bien desarrolladas y una piel gruesa. Además, tienen saco vocal y unos cartílagos especiales en la boca para realizar sonidos. Utilizan estas estructuras para su llamada de apareamiento y atraer a las hembras en la mayor área posible.

    Metamorfosis en insectos

    metamorfosis de los insectos

    Primera etapa: La mayoría de los insectos nacen de huevecillos y emergen en forma de larva. La larva es una fase que no se asemeja ni anatómica ni fisiológicamente al adulto. Además, no comparten fuentes de alimentación ni hábitat.

    Las larvas pasan por sucesivas mudas hasta alcanzar el tamaño suficiente para experimentar la metamorfosis, cuando realizan su última muda.

    Segunda etapa: Al final de la etapa larvaria, el insecto formará un caparazón duro y en su interior adoptará una estructura totalmente diferente. En esta etapa, la larva dejará de comer y de moverse. La pupa parece sin vida, pero está ocurriendo una de las transformaciones más asombrosas de la naturaleza. Dentro de la pupa, el cuerpo de la larva se transformará por completo en un adulto completamente desarrollado. Una vez que el adulto deja la pupa, se estira lentamente y se relaja bajo el sol durante un par de horas mientras su exoesqueleto se seca y se endurece.

    Tercera etapa: La última etapa es aquella en la que finalmente sale de la pupa, con su cuerpo ya desarrollado. Al salir el insecto es muy débil, tardando un poco en acostumbrarse al exterior y poder volar. A partir de este momento el insecto es sexualmente maduro. Su único objetivo es encontrar pareja y aparearse.